Las historias están vivas. No importa lo legalmente sujetas que estén, siempre tendrán un comportamiento propio. ¿Por qué?

  • Las historias nacen de una intención, de un propósito, y se mueven hacia personas que estén preparadas para digerirlas.
  • Evolucionan porque cada persona las recibe con un significado distinto. Para cada persona, una misma historia es distinta.
  • Las historias se reproducen al compartirlas, al transmitirlas, con ese significado nuevo en su impronta, de tal forma que una historia, al llegar a una tercera persona, ha cambiado totalmente. Pasa a ser una nueva historia.

Y el ciclo se repite ad infinitum.

Es interesante ver la evolución de este proceso en la primera época en la que podemos documentarlo absolutamente todo. Tendremos la posibilidad de seguir el árbol genealógico de una historia desde su nacimiento hasta su muerte. Podremos ver cómo es transformada por el público. Nos ayudará a entender mejor los patrones por los que nos movemos, cuáles son nuestras mayores preguntas, y qué respuestas son las que solemos darnos.

Nos ayudará a entendernos mejor, en definitiva, a nosotros mismos.

Comment