Siempre necesitas a alguien que te de una perspectiva distinta cuando te encallas. 

Siempre necesitas un equipo que te ayude a completar tu visión y disminuir tus carencias.

Siempre necesitas a un lector que complete tu novela con su imaginación. 

Siempre necesitas a maestros (y a discípulos).

Así que cuando dices que algo es tuyo, ¿lo es? 

Comment