En España tenemos la concepción de que South Park son esos tíos que convirtieron a Barbra Streisand en un mecha gigante y que mataban al tío con capucha y soltaban una frase recurrente todas las semanas. Durante 5 años, eran exactamente aquellos.

Pero llevan 15 años siendo algo muy distinto.

No hablaré de sus enormes obras maestras, tanto dentro como fuera de la serie de Comedy Central, sino de su filosofía narrativa. Es tan estúpidamente sencilla que parece de risa explicarla, pero es así. Tampoco es enteramente suya.

Para ellos, en una historia hay dos posibilidades: un “por lo tanto”, o un “pero”.

Un “por lo tanto” es una consecuencia directa de algo que ha hecho un personaje. Si un personaje es torpe, por lo tanto se tropieza.

Un “pero” es un obstáculo. Caperucita Roja va hacia la casa de su abuela, pero en el bosque se encuentra con un lobo.

Un “entonces” es muy diferente a un “por lo tanto”. Se debe evitar a toda costa. “Entonces” implica que algo puede ocurrir porque sí. Parece una diferencia sutil, pero no lo es.

Tampoco podemos poner muchos “peros” juntos. De hecho, hablan de cómo hay que espaciarlos lo máximo posible. Una estructura de cuento sería:

Érase una vez / por lo tanto / pero / por lo tanto / por lo tanto / por lo tanto / pero / por lo tanto / por lo tanto / fin

Y en general, esto es lo que todos los manuales de guión y de storytelling y de narrativa del planeta nos quieren contar, de forma muy complicada y sofisticada, para que pensemos que hay que gastarse mucho dinero en masterclasses y en carreras y en talleres y en libros en lugar de ponernos a escribir algo que tenemos integrado en nuestro cerebro desde que nacemos.

Por lo tanto, somos idiotas.

[Aquí tenéis el video donde lo explican, por si queréis verlo]

Comment